lunes, 15 de marzo de 2010

CUANDO SALE LA RUSA DESDE EL MATO

Venía en dirección de beso
pero ella entró en Matota
y comenzó
a revolverle las entrañas y la sangre.

Revueltos
exprimidos
lastimados
sentía el despelote de los órganos.

La cabeza de la Rusa le dolía en la cabeza
sus brazos en los brazos
las tetas de la Rusa
se apretaban en su pecho y empujaban
su oreja se aturdía con la oreja
que aumentaba los sonidos
y los labios se quemaban con los labios.

La Rusa parte a parte le dolía.
La Rusa cuerpo en cuerpo
lo iba destrozando;
su materia
más cambiante
más gomosa afantasmada
más activa
más maldita.

Y se iba recreando
reforzando
madurando
y al final,
despojada ya su carne de gerundio,
tras un grito de dolor desesperado de Matota
ya maltrecho y todo blando
como oruga
salió a la luz de nuevo
la Rusa hermosa y fuerte,
torito y mariposa.

¡Es tan bella
cuando sale desde el Mato!


SEPULTOTA

Al tercer día
Matota resucitó recaliente
¡Cómo que ya está besando a otro!

Pero era bastante parecido a él
también de barba
también colorado para el amor

y además
le decían Matete.

viernes, 12 de febrero de 2010

MATOTA Y LA RUSA SE BESAN TANTO

Matota y la Rusa se besan tanto
que cambian de sexo
o se les corre
un seno se desliza
de pecho en pecho
y se les para a los dos
el corazón
todo el cuerpo que forman
sus cuerpos
masturba el corazón
para que siga el bombeo
pero el beso roba sangre
y el latido baja.

Cuántas veces Matota amanece puto,
la Rusa con barba macha
y tienen que quedarse un día entero más
encerrados
¡un olor a venéreo paraíso en las paredes blancas!

Cuántas veces recomienzan el amor a las risas
de verse así y asá, tan degenerados

y el Mato hace sopapa con manopla
mientras sopla para adentro
para que salga
y la Rusa
ay la Rusa linda y pivot de sus días
con un pene que se abre en flor
y se vuelve vulva.


CUANDO LEE LA RUSA LOS VERSOS DEL MATO

Cuando lee la Rusa los versos del Mato
usa lágrimas de lupa.

Un aumento de tristeza en la luz
y aura
ve en las palabras
palabras que no veía.

Siempre que la Rusa llora
y lee al tiempo
o se oye un caballito de arco iris
o se abre en flor un paraguas
para mojarse de sol.

PARA EL MATO TODO ES RUSA

A todos los perros y las cosas
le pone el nombre de la Rusa
para que sean más lindas
y se porten bien.

¡Ruuusaa!, dice el Mato
y el termo se hace el muertito.

Son todos los entes mascotas
con el nombre de la Rusa
como Ser.

SI MATOTA PEGA UN BESO FUERTE

Si Matota pega un beso fuerte,
una calco de su alma
con estrella de pegote en la babita,
un beso que machuca
la fruta colorada de la boca o el cachete,
entonces se le vuela sin remedio
el corazón cucú,
con envión superaire y rascanube,
hacia el cielo
puntual de su ternura,
paspada la cola del sol.

Y pasa el Mato por la larga costanera,
persiguiendo de pechito su corazón
para que no se le vuele la sangre
como bandada de pétalos
para que no se le sequen las venas
cuando respire la luz.

Que venga un pase de viento maradona
y lo mate con calidad,

para que no le haga nido el hornero
cuando se duerma
y le tire el barro seco de los vellos,
ni lo usen de estatua monedero
o de gruta para la virgen del mate.

Matota trepa al árbol,
con el pecho
lleno de las hojas.
Cuelga como un fruto distraído
el bobo bombeador.

Matota besa fuerte
y se cae de maduro.
Se pone de color
hasta ser invisible
hasta ser un perfume fantasma.

Matota ya sucumbe, ya se atumba,
Matota retumba de latido exterior,
de hueco lunar en el pecho,

y el corazón, ahora, satélite mimoso
baila alrededor de su amor
como un adjetivo transparente,

le gira vientos a su rusa central
en la órbita más caliente
de virgen chispita.

A MATOTA CUANDO LLUEVE SE LE APAGA LA RUSA

A Matota cuando llueve se le apaga la rusa,
se le llena la sombra de aurora chirlita
y le amaga entonces
pastito a medida
que avanza. Por eso
si ahora se frenara
sería un niño-parque en pleno centro,
toda una vergüenza vegetal
en el cachete urbano.

Se le corta,
tendría que besarla constante
para tenerla prendida,
para que no le madure
la transparencia en la piel
pero el aire no da

y las gotas van marcando
lunares
y pecas traslúcidas
Ya el agua, por dentro
le sube a los ojos
y se nota

Se le apaga
se le corta
se le va poniendo lejos la rusa
se le llena de calles el camino
de elefantes mal estacionados
y el suburbio es un mundo
de gente: se le llena
de mercados y kermeses.

Allá está, mirála Mato
y justo se te pira el remisero
barranca abajo,
contramano del destino, padre
¡qué brújula esquizofrénica, che!

Mirala, no parece, viste
podrían pensar los borrachos en su luz
como una wiskería del monte

pero es su corazón, sabés
a flote, intermitente,fijate,
el lluvioso foquito de la rusa transparente
que se aviva, que chispea
a cada rayo de tu mal tiempo.